¿Las cartas de presentación realmente son necesarias?

Cualquier profesional de reclutamiento te diría que envíes un buen resumé cuando vayas a aplicar algún puesto de trabajo, pero, ¿y la carta de presentación es necesaria?

¿Qué es exactamente un {cover letter} o carta de presentación?

Sigue leyendo

Pasión por enseñar – Una mirada desde la creación de Módulos en línea

Untitled¿Qué es la educación? “El objetivo principal de la educación es crear a personas capaces de hacer cosas nuevas y no simplemente repetir lo que otras generaciones hicieron” (Jean Piaget).

Enseñar y adiestrar es mi pasión. Cada día que transcurre, lo confirmo más. Albert Einstein dijo que “la mente que se abre a nuevas ideas, jamás volverá a su tamaño original”. ¡Aprender va más allá de tener un título! Aprender, es la fuente del desarrollo personal, del progreso y del éxito. El progreso te hace innovar y la innovación te hace educar. Este es el ciclo de la educación; y formar parte del crecimiento de otras personas que puedan abrir sus mentes a nuevas ideas, ayudará a cambiar el mundo.

ciclo

Formar parte de un grupo innovador para la creación de módulos instruccionales me hace sentir que la mente de un estudiante, puede abrirse a nuevas ideas; creando nuevas oportunidades de desarrollo en la sociedad y finalmente acertar en la frase de Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo”.

Cada módulo instruccional creado, ayudará a un estudiante o quizás a un colega a expandir su mente creando nuevas estrategias, nuevos conocimientos, aportando a los cambios de este siglo y los próximos, al desarrollo de nuestra economía y sobre todo; a la innovación. La educación es el transporte al desarrollo intelectual. El que se arriesga a enseñar, nunca debe dejar de aprender.

Agradezco la oportunidad de formar parte de esta Comunidad de Innovadores, que nunca deja de aprender.

¡Continuamos Innovando y Creando!

© Prof. Emely Morales Larrauri para Innóvat Puerto Rico 2015

Después de todo ¿qué es respeto?

Falls Lake

Falls Lake

Los otros días participé de una reunión en casa de mi hermana. Asistí con mi esposo y mi hijo SaiMir de 11 meses. ¡Todos nos recibieron con alegría y muestras de amor! Se acercaban atraídos por SaiMir, querían tocarlo y cargarlo, él les sonrió a algunos, pero de “lejitos”.

Lo sostenía entre mis brazos cuando una de las muchachas, hija del jefe de mi hermana, me preguntó si podía cargarlo y le conteste: extiende tus brazos e invítalo, si él se va, pues es que quiere que lo cargues. Ella lo hizo e inmediatamente SaiMir se volteó hacia mí, ella se avergonzó un poco, esperaba que él se fuera con ella de inmediato. Le dije: él no te conoce, pero si comparten un rato quizás se va contigo. Ella no insistió más y durante la fiesta la observé con otro bebé en brazos.

Pensé, a lo mejor no le cayó bien que no le entregara a SaiMir, pero es que SaiMir es el que decide con quien quiere estar, yo soy su guardiana y lo respeto.

Ese evento me motivo a escribir este artículo. Nuestra sociedad, por agradar y complacer a otros, permite cosas que no quieren hacer, por aceptación, reconocimiento, entre otros.  Sigue leyendo